¿Por Qué es Importante Comer en Familia?



Tania Aguilar López LN, MNH
  
En los últimos años el hábito de comer en familia se ha visto disminuido. Parece ser que son las familias con niños pequeños las que fomentan más la rutina de comer juntos que las familias con hijos adolescentes, y es que conforme los hijos crecen, las actividades de éstos aumentan y las rutinas cambian, lo que ocasiona que este hábito familiar se vea afectado. 

A pesar de que muchas familias consideran importante el comer juntos, la realidad es que a menudo vemos que este hábito se convierte en una actividad solitaria.

Para muchos el desayuno se toma cuando hay tiempo, a veces en el coche, en la oficina o en la escuela, para algunos la comida parece ser un desfile de varios integrantes de la familia llegando a casa a comer a diferentes horas, mientras que en ocasiones para otros la cena termina siendo un acto solitario o en compañía de la televisión.
Romper con estos malos hábitos y dedicar un momento de tu día a la familia tiene muchos beneficios, por ejemplo:
  • La comunicación: se cree que éste es el principal beneficio de comer en familia ya que en este momento se pueden fortalecer o construir relaciones. Los niños y adolescentes suelen utilizar este momento para platicar sobre lo que les sucedió en el colegio, mientras que los adultos lo utilizan para organizar planes o compartir alguna noticia importante.
  • Se fomenta el desayuno: muchas personas dejan de desayunar en el momento que se independizan o cuando simplemente se vuelven responsables de preparar su propio desayuno. Incluso cuando cada integrante de la familia decida preparar su desayuno, el compartir un momento de la mañana con la familia representa un buen inicio para el resto del día.


“Un estudio realizado por la Universidad de Minnesota1 en adolescentes, encontró que aquellos que comían en familia, desayunaban más seguido y consumían más fruta. Además aquellos que compartían con la familia eran menos propensos a la depresión y el sobrepeso”.
  • Se fomentan los buenos modales: sobre todo cuando se tienen niños, el apoyo de los demás integrantes de la familia es importante para establecer buenos hábitos y modales en la mesa. Respetar los horarios de la comida así como evitar pararse de la mesa antes de tiempo para ir a jugar o ver la tele, son hábitos que deben enseñarse con el ejemplo. 
  • Se fomentan hábitos de higiene: parte de la rutina de comer juntos implica ir a la mesa con las manos lavadas así como lavarse los dientes después de comer. Estas son actividades que se convierten en rutina cuando toda la familia las hace al mismo tiempo.
  • La cooperación: quizás no sea factible que todos colaboren en la preparación de los alimentos pero se puede cooperar en otras actividades como ayudar a poner la mesa, preparar algo sencillo como la ensalada o ayudar a recoger la mesa y lavar los platos.
  • Se fomenta un modelo de alimentación sana: compartir la mesa también ayuda a compartir mejores hábitos de alimentación, sobre todo cuando se tienen niños, poner el ejemplo de una alimentación sana es primordial para que los niños aprendan en su propia casa sobre la importancia de la nutrición.


“Un estudio realizado por la Universidad de Illinois2 señala que los niños y adolescentes que comparten el momento de la comida con su familia son 12% menos propensos a tener sobrepeso, tienen un 35% menos riesgo de padecer algún desorden alimenticio y finalmente tienen 24% más posibilidad de consumir alimentos saludables”.
  • Ayuda a ahorrar dinero: cuando se come en casa con la familia al compartir los alimentos se suele ahorrar bastante dinero, pero incluso saliendo a comer o a cenar a algún sitio, si lo hacemos en compañía de la familia también podemos ahorrar, ya que se pueden pedir patillos al centro y compartirlos.
Por último, es importante recordar que el compartir una comida fortalece los lazos familiares ya que en muchas ocasiones estos momentos son los únicos que se tienen para compartir tiempo con la familia.

Tomado del Instituto de Salud y Nutrición Kellogg's
REFERENCIAS:

1. Fulkerson JA, Kubik MY, Story M, Lytle L, Arcan C. Are there nutritional and other benefits associated with family meals among at-risk youth? J Adolesc Health. 2009 Oct;45(4):389-95.
2. Hammons AJ, Fiese BH. Is frequency of shared family meals related to the nutritional health of children and adolescents? Pediatrics. 2011 Jun;127(6):e1565-74

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Jarra del Buen Beber

Leyes de la Alimentación

Licuado verde para bajar de peso