Hiponatremia: cuando el agua mata



      Los beneficios de este líquido para el organismo son múltiples e indudables pero, ¿qué sucede cuando se toma en exceso?

      Por seguir un régimen que recomienda beber al menos cuatro litros de agua en un día para adelgazar rápido, murió recientemente una mujer inglesa de 40 años. Jacqueline Henson había tomado cuatro litros de agua en menos de dos horas, en el marco de esta dieta que limita las calorías diarias a 500, en lugar de las 2000 aconsejadas.

       El caso levantó dudas y sospechas, ¿cuánta agua habría que tomar al día? Sebastián Sevilla, médico clínico del Hospital Universitario Austral de Argentina, reforzó la idea de que el agua es vital para el funcionamiento del organismo. “Al menos el 50 por ciento del cuerpo está constituido por agua, esto incluye por ejemplo el contenido celular y el plasma de la sangre”, explicó.

      Pero cuando el agua se bebe en exceso, son varios los problemas que pueden aparecer. En primer lugar, Sevilla advierte que existe un equilibrio eléctrico en el organismo. “Los minerales y otras sustancias tienen cargas negativas y positivas que conviven en un equilibrio de electroneutralidad. Cuando se rompe esta balanza, se producen trastornos muy importantes en la función de los órganos”, explicó.


     “El agua y los electrolitos (las sustancias con carga) se mueven conjuntamente: el exceso de agua interfiere en el mantenimiento de este balance. Si se pierde mucho sodio o mucho potasio, por ejemplo, se puede perder este equilibrio”, agregó. El quiebre en la electroneutralidad puede haber sido uno de los motivos de la muerte de Henson, debido a la disminución de sodio, un mineral que se diluye en el agua que una persona ingiere.

     “Dietas como la mencionada, hipocalórica y basada en agua, malnutren -resaltó Sevilla- No hay ingesta calórica ni reposición de minerales, pero se incorpora mucha agua, una combinación que favorece el desequilibrio”.

     En segundo lugar, el experto puntualizó que si bien la capacidad del organismo de manejar el líquido es muy eficiente, tomar agua en gran exceso puede “sobrepasar” esta regulación y causar hiponatremia.

     Esta enfermedad se manifiesta mediante un edema o inflamación por acumulación de agua en las células. “El mecanismo que causa la hiponatremia debe corregirse para evitar su progresión rápida porque puede derivar en edema cerebral”, aclaró.

     Sevilla comentó que el trastorno es “rarísimo de ver si no se padece ningún problema cardíaco o renal que limite la eliminación de agua y, en consecuencia, aumente la retención excesiva de líquidos. Cuando el organismo funciona normalmente, elimina sin problemas el exceso de agua”.

     El desenlace clínico de la hiponatremia depende de la afección que esté causando el problema. En general, la hiponatremia aguda, que ocurre en menos de 48 horas, es más peligrosa. Cuando los niveles de sodio disminuyen lentamente durante un período de días o semanas (hiponatremia crónica), las células del cerebro tienen tiempo de adaptarse y la hinchazón es mínima.

La medida justa

     La falta de agua también resulta aún más problemática para el cuerpo. La deshidratación, principalmente en verano, es una de las causas más frecuentes de hospitalización entre los ancianos.

     “Perdemos agua constantemente por medio de la perspiración (respiración de la piel), la transpiración y las excreciones. Si no se repone, nos deshidratamos”, señaló Sevilla.

     La hiponatremia puede producir desde decaimiento, taquicardia y fiebre, hasta insuficiencia renal y, si no se soluciona a tiempo, la muerte.

     Por esto el clínico recomienda hidratarse normalmente. “Lo más saludable es beber entre 2 y 2,5 litros de agua u otras bebidas e infusiones por día, de manera repartida, no de golpe. El cálculo se deduce de los mililitros por kilo que pesa la persona. Este es el promedio para una persona sana, pero se ajusta a cada caso”, señaló el experto.

     “Hay que tomar la cantidad de agua necesaria; sabemos que es malo tanto tomar menos de lo requerido como tomarla en exceso”, terminó.

     En caso que su actividad física le exija mucho desgaste físico, los expertos recomiendan mezclar el consumo de agua con “bebidas para deportistas”, dado que estas contienen electrolitos.

Las tres variantes

     En la hiponatremia, el desequilibrio de agua y sales es causado por una de tres afecciones:

* Hiponatremia euvolémica: el agua corporal total se incrementa, pero el contenido de sodio permanece igual.

* Hiponatremia hipervolémica: el contenido tanto de agua como de sodio aumentan en el cuerpo, pero es mayor el aumento del agua.

* Hiponatremia hipovolémica: el cuerpo pierde tanto agua como sodio, pero la pérdida de sodio es mayor.

Esté atento... Entre los síntomas comunes se encuentran:

* Estado mental anormal
* Confusión
* Disminución del estado de conciencia
* Alucinaciones
* Convulsiones
* Fatiga
* Dolores de cabeza
* Irritabilidad
* Pérdida del apetito
* Calambres o espasmos musculares
* Debilidad muscular
* Náuseas
* Inquietud
* Vómitos
*
Anorexia nerviosa

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Jarra del Buen Beber

Leyes de la Alimentación

Licuado verde para bajar de peso